3 Consejos para los Conductores de Edad Avanzada para Prevenir Accidentes de Auto en Manassas, Virginia

A medida que alcanzamos nuestros últimos años, es normal para nuestra vida diaria adaptarse a los cambios que estamos experimentando. Uno de los cambios a los que hay que ajustar es nuestras prácticas de manejo. Mientras muchos de nosotros somos capaces de manejar con seguridad en nuestra edad avanzada, es importante comprender y respetar las señales de advertencia que nuestra edad puede estar afectando nuestra forma de conducir. Incluso si los ajustes significan sólo conducir durante ciertas horas del día o incluso renunciar a la conducción del todo, eso no significa que debemos renunciar a nuestra independencia. Encontrar alternativas a la conducción puede ofrecer salud, seguridad y beneficios ambientales, y tal vez incluso ofrecer un ritmo más relajado de la vida cotidiana. A continuación encontrará consejos que le ayudarán a ajustar sus hábitos de conducción a la vida de la tercera edad:


1) Entender cómo su cuerpo está cambiando y cómo afecta su forma de conducir: El envejecimiento es diferente para cada uno, lo que significa que no hay una regla para cuando hay que dejar de conducir. A pesar de esto, es importante entender que las tasas de accidentes mortales aumentan significativamente después de que el conductor haya alcanzado la edad de 70 años debido a problemas de visión, pérdida de la audición, reflejos más lentos y músculos débiles. Estas condiciones naturales del envejecimiento pueden ser agravadas por otros problemas y riesgos de salud personales. Por ejemplo, cualquier rigidez o dolor en el cuello puede hacer que sea difícil para comprobar su punto ciego o girar la cabeza para ver si viene tráfico en las intersecciones. Reflejos más lentos pueden significar que usted no reacciona con rapidez a los vehículos de emergencia o vehículos que se detienen de repente enfrente de usted. Incluso si usted ha tenido un historial de manejo muy seguro toda la vida, es importante reconocer los cambios en su cuerpo y estar dispuesto a recibir ayuda para ajustarse cuando se producen estos cambios.

2) Hace de su salud una prioridad: Es esencial revisar su visión y audición anualmente y usar sus lentes correctivos y audífonos actualizados. Hable con su médico acerca de cómo sus condiciones médicas y las prescripciones pueden influir en su conducción y cómo minimizar sus afectos. Dormir lo suficiente es también esencial para los conductores de todas las edades para evitar el riesgo de quedarse dormido.


3) Conocer las señales de advertencia: A veces estas señales de advertencia pueden aparecer de repente, pero muchas aparecen gradualmente. Mientras uno o dos signos pueden parecer menores, hay que entender que estos signos juntos pueden crear un mayor riesgo. Busque lo siguiente: medicamentos contradictorios, la vista y problemas de audición, desaceleración de los reflejos y pérdida de memoria.