Causas Comunes de Accidentes de Camiones en Rockville/Gaithersburg

Uno de los mayores desafíos que enfrentan los conductores de camiones es manejar en las inclemencias del tiempo. Nuestros abogados con experiencia saben que aproximadamente el 20% de los accidentes de 18 ruedas son de alguna manera causados por el mal tiempo. Durante los meses de invierno, las carreteras frisadas resbaladizas harán condiciones peligrosas para los conductores de camiones. Las inclemencias del tiempo puede afectar la visibilidad de la carretera, la capacidad de los conductores para el control de su vehículo, y el desempeño de los vehículos. Los conductores de camiones deben ser diligentes para conducir seguros y cuidadosamente al tratar con el duro clima de invierno. Cuando los conductores de camiones no lo hacen y causan un grave accidente, pueden ser declarados responsables de los daños que han causado. Por desgracia, cuando se producen accidentes, el daño causado es a menudo severo tanto en términos de daño a la propiedad y lesiones.

Muchos conductores de camiones no toman las precauciones necesarias al manejar en condiciones climáticas adversas, debido a las presiones que se colocan sobre ellos por la industria de camioneros. Las compañías de camiones están constantemente presionando a los conductores a realizar entregas más rápidas, animando a los conductores a conducir más rápido. Así, durante las tormentas de invierno, o cuando la carretera está frisada y resbaladiza, los camioneros mantienen sus altas velocidades, poniendo en riesgo las vidas de quienes los rodean. Los abogados con experiencia aquí en Portner & Shure han encontrado que este problema se agrava con la fatiga del conductor, conducir en estado de ebriedad, inapropiada o sobrepeso de la carga y con el mal mantenimiento del equipo. Incluso si el camión no es directamente el causante de un accidente, un camión es capaz de rociar agua o nieve medio derretida en los vehículos a su alrededor, causando la pérdida de visibilidad de los conductores en la carretera. Esto crea una situación peligrosa para los conductores y aumenta el riesgo de accidentes.

Los Reglamentos de Seguridad Federal de Autotransporte actuales requieren que los conductores de camiones reduzcan su velocidad y tengan mucho cuidado al conducir en condiciones climáticas peligrosas. También tienen la obligación de dejar de manejar si el conductor del camión no puede operar el vehículo a cualquier velocidad. El problema con estas regulaciones es que la redacción permite demasiado margen de interpretaciones para los conductores de camiones. Debido a esto, muchas compañías de transporte animan a sus camioneros ha continuar haciendo sus entregas en condiciones climáticas peligrosas.