Por qué Necesita un Abogado con Experiencia para su Caso Criminal en Frederick Maryland

"En todos los casos criminales, el acusado gozará del derecho a un juicio, a ser confrontado con los testigos en su contra ... y tener la asistencia de un abogado para su defensa." (Sexta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos)



Como resultado de la Sexta Enmienda, los acusados ​​tienen derecho a un juicio, a ser confrontado por los testigos en su contra, y a tener un abogado de defensa criminal para asegurar que estos derechos sean protegidos. Sin embargo, muchos acusados ​​no toman ventaja de los derechos que nuestros padres fundaron trabajando tan duro para conseguirlos. En cambio, muchos acusados ​​permiten que el "sistema" los empuje alrededor. Los agentes de policía a veces son culpables de una conducta no profesional, y los fiscales en otras ocasiones pueden ser demasiados entusiastas en tratar de obtener una cierta cantidad de declaraciones de culpabilidad. De hecho, la realidad es que uno o ambos de estos factores se producen con más frecuencia de la que los acusados criminales ​​pueden permitir. En lugar de tomar una posición en contra de esta mala conducta que refleje su inocencia, los acusados criminales de​​Maryland a veces dejan que el sistema gire a través de ellos cuando se declaran culpables porque quieren que su cargo sea resuelto. De esta manera los residentes del Condado de Frederick reciben severas penas y se crea un registro de antecedentes penales que puede afectar su capacidad para mantener la licencia de conducir, votar, ejercer ciertas carreras, e incluso comprar una casa.


Como una firma de defensa penal con más de 50 años de experiencia combinada en el manejo de todo tipo de casos penales, nuestro equipo de abogados ha visto a los acusados criminales sin representación de un abogado ser ​​usados y abusados por el sistema de justicia. Muchas veces esto es culpa de los acusados ​​por no obtener el mejor abogado de defensa criminal. Su posición se explica a menudo en términos familiares: "Yo no necesito un abogado, su señoría, porque soy inocente y no tengo nada que esconder". Como mínimo, sin embargo, estos acusados ​​no están familiarizados con los distintos recursos que estan disponibles para ellos, las reglas de evidencia y los procedimientos en la sala del tribunal, todo lo cual es esencial para un resultado favorable. El resultado de estos acusados ​​no representados en última instancia, es hacer declaraciones incriminatorias o no presentar los testigos adecuados a fin de revelar la debilidad de la posición del Estado. Aún peor es la condena penal que casi seguro sigue.