Audiencia preliminar

Desde que un cargo criminal o seria ofensa de tráfico son registrados en la corte, el primer paso en muchos casos es una audiencia preliminar. Algunos condados en Maryland requieren que un culpable aparezca en corte para una audiencia preliminar (a veces se le llama consulta preliminar). Durante esta audiencia, el juez simplemente lee los cargos en contra de usted además de las penas máximas que usted enfrenta. El juez también lo aconsejará acerca de los derechos de un abogado y de la importancia de tener a un abogado que lo represente. Usted tiene la opción de contratar a un abogado de defensa o solicitar un abogado público.

En algunos condados que requieren estas audiencias preliminares, es posible que se pueda renunciar a la audiencia. Por ejemplo, en la corte del distrito de Montgomery County, si usted contrata a un abogado y ellos presentan la entrada para aparecerse en la corte antes de la consulta preliminar, el empleado de la corte hará la renuncia a la audiencia y arreglará el caso para mandarlo a juicio. Otros condados en Maryland tienen diferentes procedimientos. Por ejemplo, en la corte del distrito del condado de Howard, tan pronto usted sea acusado, a usted se le es otorgado una notificación para ir a la corte del comisionado del distrito entre 7 días. Esto entra en efecto el mismo día de la audiencia preliminar porque se le leen los cargos en su contra y lo aconsejan acerca de la importancia de contratar a un abogado. Por aparecerse ante un comisionado durante este periodo, a usted se le dará la fecha de su juicio en ese momento.

Hay un gran beneficio cuando se contrata a un abogado inmediatamente después de ser acusado de un crimen serio o una ofensa de tráfico. Usted obtendrá mayores posibilidades de salir con éxito en la corte y evitar serias consecuencias. Además, usted le dará a su abogado la oportunidad de renunciar a la audiencia preliminar para evitar apariciones en la corte innecesarias. Si usted espera hasta el día de la audiencia preliminar o el día antes, es casi imposible que el empleado de la corte renuncie a la audiencia y a su aparición, o puede obtener una orden por no aparecerse en corte.